Publicado: 8 de Febrero de 2019

En el momento en el cual te haces esta pregunta, sin darte cuenta, has comenzado la terapia, pues te hace tener más consciencia de tus propios sentimientos, pensamientos, conducta y emociones.

Si me estás leyendo tengo que darte la enhorabuena, pues ya estás en terapia y por lo tanto te doy la bienvenida. Aquí comienza un viaje interno donde te conocerás mejor y permitirá que superes todo aquello que te propongas.


  • ¿Por qué un terapeuta? Tengo amigos y familiares

Tener una familia que te apoye o unos buenos amigos siempre es motivo de celebración. Ellos, sin embargo, te harán una escucha subjetiva y un terapeuta no. Nunca serás juzgado y no se te reñirá. Te ayudará a ver todo con más claridad para que puedas desarrollarte mejor como persona en cada momento de tu vida.


  • ¿Lo necesito realmente?

Quiero que lo decidas tú. Estudia si sientes tristeza, angustia, ansiedad permanente, si tienes problemas que se repiten en el tiempo y estás atrapado en tu propia vida; si ahora no disfrutas de lo que antes sí te hacía divertirte y de las relaciones con los demás sin duda. La vida se ha convertido en algo que va demasiado deprisa y podemos encontrarnos a veces solos aún estando rodeados de personas. A todos nos vendría bien disponer de un pequeño espacio para poder reflexionar y una apertura con alguien entrenado para escuchar y acompañar.


  • ¿Me hará cambiar la terapia?

La vida es un cambio constante y la terapia también, siempre que quieras tú en tu interior. Comenzarás a ver a las cosas desde otro punto de vista. Te plantearás un cambio en la vida, te conocerás más, incluso lo harás con los demás. Serás tú, pero con tu mejor versión.

¿Cuánto tiempo necesitaré de la terapia?

Curiosamente, Freud escribió un artículo que tituló “Análisis terminable e interminable”. Con esto quiero decir que la terapia empieza en el propio interior de cada individuo que piensa en acudir; es un proceso que de alguna manera y de forma interna dura toda la vida, pues durante las sesiones irás adquiriendo herramientas y habilidades que usarás siempre. No quiero decir que vayas a estar en terapia siempre. No se sabe el tiempo (cada caso es un mundo y tú decides). Te irás dando cuenta tú mismo de que estas mejor cuando vas funcionando con fluidez y cuando disfrutes más de los pequeños detalles de la vida. Los cambios requieren tiempo, pero terminarás cuando desees.